¿Me quieres por mi dinero?

Cariño…¿Seguro que no me quieres por los dos millones que me dejó mi padre? No, mi amor; te querría aunque no fuese tu padre el que te los dejó.
Manejar nuestras finanzas no es tarea fácil, pero cuando se trata de poner de acuerdo a nuestra pareja en la forma de gestionar el dinero de ambos…se torna en misión imposible.

Hola a tod@s, pero en especial a ti…porque para ti escribí hoy este post.
Hoy he querido recopilar dos post de expertos en la materia con cuya colaboración tuve la suerte de contar en mi humilde blog. No tienen desperdicio.

El primer post es de Israel Pardo, un experto en finanzas personales que hace poco ha publicado un libro de los que a mí me gustan; de los que están estructurados para poder extraer un resumen práctico. No os explico más porque en breve os presentaré una reseña sobre él.

En resumen, dos puntos fundamentales:
. ¿Cómo nos relacionamos cada uno con el dinero?
. Planificar juntos nuestros gastos comunes y nuestro ahorro al principio de cada mes.

Puedes pinchar en las dos fotos y acceder a los post “Finanzas en pareja” y “Divorcios”.

Finanzas en pareja

Cuando el amor se rompe

…y el segundo post es de M. Ángeles González, a la cual tuve la suerte de conocer en persona hace aproximadamente un año y con la cual he mantenido contacto profesional desde entonces (Eres buena, M. Ángeles…y lo sabes)

Os dejo aquí los tres puntos claves del post, para animarte a leerlo:

En caso de divorcio:

  1. No tengas prisa
  2. Busca los apoyos que necesites
  3. Que no quede nada pendiente

Y al margen de lo que explican los dos excelentes artículos protagonistas del post de hoy, no quiero despedirme sin explicar la situación en la que en mi trabajo me encuentro a menudo:
Hay parejas que llevan sus finanzas por separado y de que están pensando en qué aporta cada uno en lugar de pensar que todo es de todos. A pesar de que cada casa en un mundo, me extraño cuando me encuentro con casos de estos.
La verdad es que no sé si es normal estando en pareja (estable, con responsabilidades comunes tales como hijos o deudas), pero como es un tema de criterio, según el mío es un contrasentido, cuanto menos.

En mi caso no tengo claro de si mi matrimonio está en régimen de “Separación de bienes” o en “Gananciales”. Sé que en Catalunya las parejas quedamos, por defecto, encajadas en una de las dos posibilidades, pero…¡No me hagas buscarlo, porque no te quiero por tu dinero!

Acabo el post con una historia que leí hace tiempo y que ahora me ha parecido apropiado compartirla con vosotros:

"Una mujer escribió a la sección de asesoría financiera de un diario, pidiendo consejos para conseguir un marido rico.

CONSULTA:
"Soy una chica linda (maravillosamente linda) de 25 años. Estoy bien formada (buen cuerpo) y tengo clase. Quiero casarme con alguien que gane como mínimo medio millón de dólares al año. Quizás las esposas de los que ganen eso me puedan dar algunos consejos.

He sido novia de hombres que ganan de 200 a 250 mil, pero no puedo pasar de eso y 250 mil no me van a hacer vivir en el Central Park West. 
Conozco a una mujer, en mi clase de yoga, que se casó con un banquero y vive en Tribeca, y ella no es tan bonita como yo, ni es inteligente. ¿Qué es lo que ella hizo y yo no hice? ¿Cómo llego al nivel de ella? ¡Por favor necesito sus consejos!"
H.S.

LA RESPUESTA RECIBIDA:
Leí su consulta con gran interés, pensé cuidadosamente en su caso e hice un análisis de la situación. Primeramente, quiero dejar claro que no estoy haciéndole perder tiempo, pues gano más de 500 mil por año.

Aclarado esto, considero los hechos de la siguiente forma:
Lo que Usted ofrece, visto desde la perspectiva de un hombre como el que Usted busca, es simplemente un pésimo negocio.
Me quiere por mi cerebroHe aquí los por qué:
Dejando los rodeos de lado, lo que usted propone es un simple negocio. Usted pone la belleza física y yo pongo el dinero. Propuesta clara, sin entrelíneas.
Sin embargo existe un problema: Con seguridad, su belleza va a decaer y un día va a terminar, y lo más probable es que mi dinero continúe creciendo. Así, en términos económicos usted es un activo que sufre depreciación y yo soy un activo que rinde dividendos.
Usted no sólo sufre depreciación, sino que como ésta es progresiva, ¡aumenta siempre! Aclarando más, usted tiene hoy 25 años y va a continuar siendo linda durante los próximos 5 a 10 años, pero cada vez un poco menos cada año, y en poco tiempo, si se compara con una foto de hoy, verá que ya estará envejecida.

Esto quiere decir, que Usted está hoy en 'alza', en la época ideal de ser vendida, no de ser comprada.
Usando lenguaje de Wall Street, quien la tiene hoy la debe de tener en 'trading position' (posición para comercializar), y no en 'buy and hold' (compre y retenga), que es para lo que Usted se ofrece.
Por lo tanto, todavía en términos comerciales, una boda (que es un 'buy and hold') con usted no es un buen negocio ni a mediano o largo plazo...pero alquilarla (leasing) puede ser un negocio razonable que podemos meditar y pretender.
Yo pienso, que mediante certificación de cuán 'bien formada, con clase y maravillosamente linda' es, yo sea un probable futuro arrendatario de esa 'máquina'.
En ese sentido le propongo lo habitual en estos casos: Hagamos una prueba, un 'test drive' para validar el interés de concretar una operación. Puedo agendarla si usted lo desea."

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments