Un viaje inesperado

Te voy a contar algo personal: Para escribir estos posts que lees cada martes pongo en la televisión, de fondo, películas de terror, normalmente de esas tan malas que más que miedo dan risa (aunque algún susto me he llevado viendo la escena de reojo)
Bien, pues hace unas semanas vi “El bosque de los suicidios”, donde la protagonista debía salir urgentemente para Japón, en busca de su hermana, que se había perdido en el susodicho bosque.
¿De dónde sacó la pasta para el viaje?

Hola a tod@s, pero en especial a ti…porque para ti escribí hoy este post.
Ya sabes de qué va el post de hoy, seguro. Va de ese dinerillo que tenemos que tener preparado para algún imprevisto, como por ejemplo viajar a Japón porque tu hermana se ha perdido en un bosque donde la gente va a suicidarse. 
Suerte que no tengo hermana….jejeje

Bromas aparte, ya sabes que en la planificación financiera se habla muy a menudo del llamado “Fondo de emergencia”, porque si no lo tenemos disponible no podremos pensar en ningún tipo de ahorro o inversión para medio o largo plazo.

"Tengo un cliente que al "fondo de emergencia" le llama "fondo de tranquilidad", lo cual me parece muy acertado.
Alessandro (sirva esta mención como agradecimiento) dice que si no nombra la palabra emergencia tiene menos probabilidades de que le pase algo. Me parece genial, porque creo mucho en la "Ley de la Atracción".

Al margen de cómo le llames, lo que los expertos recomiendan es que ese dinero disponible para imprevistos debería ser de una cantidad comprendida entre tres y seis veces los gastos mensuales.

jajaja. ¿A que ya te he puesto en un aprieto? Claro, porque para guardar entre tres y seis veces los gastos mensuales primero debería saber cuáles son mis gastos mensuales, y no tengo ni un simple excel o una hoja de papel para controlar mis gastos.
Herramientas para las finanzasLee este artículo (pinchando en la foto), que te servirá para cumplir ese primer punto, y luego continúas el resto del post:

¿Lo has leído? Me imagino que no (y así nos va….jejeje) pero yo sigo en mi labor de intentar ayudarte.

Reglas que debemos tener en cuenta para crear, utilizar y mantener nuestro fondo de emergencia-tranquilidad:

  1. El fondo de emergencia debería ser de una cantidad entre 3 y 6 veces tus gastos mensuales (gastos, no sueldo mensual, pues está pensado para poder mantener el nivel de gastos, no de ingresos, en caso de pérdida del empleo, necesitar cambiar el coche por accidente, etc)
    *Una curiosidad: Cada cuál sabe cuál es su fondo de emergencia, esa cantidad con la que está “tranquilo”, pero no deberías tener más de lo necesario ahí, pues sería dinero desaprovechado.
  2. Este fondo únicamente es para una emergencia. No es para irse de vacaciones, no es para darse un capricho…¡¡Es solo para imprevistos!! Debe estar más cerca de los 3 o de los 6 meses de gastos según las responsabilidades a nuestro cargo. Si eres un veinteañero que vive con los padres y tiene una motocicleta, ya sabes cuál es tu fondo de emergencia. Pero si tienes tres hijos y dos hipotecas…
  3. Este dinero no está pensado para obtener rentabilidad por él. Si tenemos un producto que además dé cierta rentabilidad, genial, pero como digo, la rentabilidad la tenemos que obtener por otro lado (en este post escribí sobre ese tipo de productos)
  4. Deberías tener ese dinero en algún producto financiero, pues debajo del colchón es el peor lugar (lee este artículo y sabrás por qué)
    Ese producto debe cumplir ciertas condiciones:

    1. Que tenga completa liquidez.
    2. Que no tenga gastos asociados.
    3. Que no haya penalizaciones por rescate anticipado.
    4. Y si da algo de rentabilidad….me doy con un canto en los dientes.

Fondo de emergencia

Con esta frase me refiero a que si contratas un depósito a plazo (un año, por ejemplo) a cambio de cierta rentabilidad, pero esta se dará siempre que mantengas el capital dentro del producto…¿Qué ocurrirá si por una emergencia debes sacar el dinero antes de tiempo?
Lo más normal es que tengas una penalización, y no está pensado para eso el dinero para imprevistos.

Si por el contrario, tienes cierta rentabilidad por mantener el plazo, pero permite un rescate anticipado sin penalizaciones, éste sería un buen fondo de emergencia.

A partir de que tengas lleno este fondo puedes pensar en crear otras “huchas” para los estudios de los hijos, para cambiar de coche, o la más importante, para tu jubilación (esa en la que no hace falta contar con la In-Seguridad Social)

Pero eso es otra historia…

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments