¿Nueve cero qué ?

Cuando publique mi segundo libro (ese momento que he ido posponiendo…) hablaré de las tres fases del uso y manejo del dinero: Economizador, ahorrador e inversor.
Hoy os hablaré sobre una web que os puede ayudar en la primera fase, en esa en la que debemos adquirir hábitos que nos hagan ahorrar pequeñísimas cantidades en nuestro día a día.

Hola a tod@s.
Como alguna vez he explicado, no hace tantos años, en el 2008, me arruiné completamente, coincidiendo con mi recuperación del trasplante de hígado a mi padre.

902Hoy ya puedo decir que fue mi mejor año, pues la vida me debía una buena bofetada (¡¡Y vaya si me la dio!!) porque llegué a pensarme que estaba por encima del mundo porque ganaba “cuatro duros”.

Fue en ese momento en el que debí adquirir nuevos hábitos, o recuperar algunos que había dejado de practicar, y que supondría la base de lo que hoy vengo a llamar “fase del economizador”.

"La fase del economizador se refiere a esa en la que deberíamos adquirir la costumbre de apagar la luz al salir de una habitación, cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes o bajar el termostato un grado para no gastar más gas del necesario.
Se refiere al intento de optimizar la utilización de la lavadora y la secadora, y al ahorro en gas que supone poner la tapa a una olla para que hierva antes.
Estos y otros hábitos conforman esta fase en el camino a la independencia financiera."

Cuando viajo por placer contrato noches en hoteles fantásticos, pero cuando viajo por trabajo no tengo ninguna duda en alojarme en hostales, pensiones u hoteles modestos. Tan solo busco que sean limpios y tengan baño en la habitación.

Tengo otra costumbre: Cuando vuelvo a casa por la autopista de peaje salgo una salida antes para aprovechar un pequeño tramo de la carretera nacional al que han añadido hace poco un segundo carril. Ahorro aproximadamente 80Cts, pero hago este trayecto muy a menudo, y no lo hago por ese pequeño ahorro sino por adoptar un hábito de consumo más responsable.
No obstante, si sumamos los 80Cts por trayecto, al cabo del año he ahorrado varios euros, que puedo utilizar para otra cosa más necesaria.

La importancia de los hábitos de consumo

Estas y otras costumbres las he incorporado poco a poco a mi quehacer diario y hoy que las cosas me van bien las sigo utilizando junto a otras formas de economizar que van surgiendo.

Os hablo primero de una web que os puede ahorrar algo de dinero…y luego os explico una “manía” que tengo y que me ahorra algunos céntimos al cabo del año.

¿Alguna vez has tenido que hacer una gestión por teléfono con alguna empresa y el número al que has de llamar es un 902? Ya sé que sí; y aunque estos números no son de los más caros (como los 906) sí son de pago, con lo que nuestra hoy común tarifa plana a teléfonos fijos no nos serviría.

La web “NoMásNúmeros900” es una web (hay otras) que recopila números de teléfonos fijos equivalentes a los 902 de las empresas.
Su uso es sencillo, accedes a la web www.nmn900.com y escribes en el buscador el número 902 al que has de llamar. Automáticamente aparece el número fijo al que llamar sin coste. Debo decir que alguna vez las empresas cambian el número equivalente, pero no suelo tener problemas para encontrar el número que busco.
En todo caso, advierto: No caigamos en la trampa de dedicar más tiempo a buscar el número que lo que sabemos vamos a dedicar a la gestión por teléfono, pues el tiempo también es dinero y no tendría sentido caer en este caso.

¿Os explico esa manía mía?
Es algo que mi mujer no entiende, pero…yo entiendo porque ella no lo entiende….jejeje

JaboncitosDebo haber visitado más de 200 hoteles diferentes en mi vida, y en algunos de ellos, como el Hotel Auditorium de Madrid, el hotel más grande de Europa, soy huésped habitual, habiéndome alojado más de 80 veces.
Bien, pues en TODOS los hoteles que visito, sean de más o menos categoría, me llevo TODOS los utensilios de aseo personal o cualquier otro que puedan dejar a disposición de los clientes (Lo siento, pero los he pagado)

¿Echamos números?
Ahorro en la compra de champú, gel de baño, leche corporal o jabón de manos.
Ahorro en maquinillas de afeitar y en espuma, aunque una maquinilla de ese tipo soporte apenas dos usos.
Ahorro en betún para los zapatos, pues esas esponjas con cera van perfectas para lustrarlos cuando se necesite.
Ahorro en cepillos y en pasta para los dientes.
Y algún utensilio más que puedo utilizar y que me evita tener que comprarlo, como los calzadores, gorros de baño que mi mujer utiliza, pasando por los pañuelos de papel o los bolígrafos y blocs de notas.

Y con esto acabo. Espero que estos ejemplos y manías (hay personas que no usarían los cepillos de dientes de los hoteles, o un “champú normal”) os ayuden a entender que antes de ser ahorrador, tenemos que pasar por la fase de economizador, y acabar llegando a la tercera, a la fase del inversor.

Os dejo con un vídeo que está entre la “fase del economizador” y la “fase del ahorrador”

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Juan Marin Pozo: Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments