Inversión+emoción=mala combinación

Las emociones a la hora de invertir no son buenas compañeras. Las películas de avispados inversores que tienen una intuición y que “pegan el pelotazo” mientras el resto de los mortales se arruinan pueden llevarnos a equivocaciones muy malas para nuestro bolsillo.

Hola a tod@s.
En esto de las inversiones, como en otros aspectos de la vida, no se pueden tener en cuenta las emociones (al menos para decisiones rápidas)
Os “dibujo” una historia que me explicó el genial Vicens Castellano en una de las ocasiones en que he tenido el honor de cenar con él:

Estás en un restaurante, cenando tranquilamente con tu pareja…y se acerca un hombre con una pistola y la coloca en tu sien.
– Prepárate a morir, Miguel -te dice-

1. Respuesta emocional:
– Nooooooo, por favor, no me mates, noooooooo.

2. Respuesta racional:
– Perdona, pero yo no me llamo Miguel y te lo puedo demostrar.
– ¿Me permites que saque lentamente mi cartera para poderte enseñar mi DNI?

La diferencia entre la emocion y la racionalidad es la muerte

Twittea esta frase.

¿Ves a qué me refiero?

Con las inversiones nos pasa lo mismo. No somos racionales.
Si inviertes a largo plazo, ¿por qué estás preocupado por el valor de tus activos en el corto? ¿Verdad que no necesitas el dinero hasta dentro de 10 años, al menos? Pues no te olvides de que en caso de necesitar dinero dispusiste un fondo para imprevistos que te solventará ese problema puntual.

Tal y como escribí en mi primer libro “Finanzas para un tonto”, existe una frase común en todos los folletos de los productos de inversión de las entidades financieras que dice algo así como:

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. ¡¡¡¡ No, pero dan pistas !!!

¿Estamos de acuerdo en que si las acciones de la Coca-Cola son cada vez más caras en el largo plazo (a pesar de los baches y fluctuaciones que pueda tener temporalmente) al final acabarán subiendo? ¿Entonces por qué estás preocupado porque ves que las participaciones de tu fondo de inversión tienen un valor menor?

¿Estás preocupado porque el valor de tu casa ha descendido en los últimos tiempos? ¿Por qué no? Porque no piensas venderla, sencillamente, y aunque hoy su valor sea inferior sigues teniendo “tu” propiedad, igual que mantienes la propiedad de tus acciones en bolsa o de tus participaciones de un fondo, por poner un ejemplo.

Te recomiendo que eches un vistazo a este artículo titulado “La promediación en las inversiones”. Te va a encantar y te va ayudar a ser más racional y menos emocional.

Por cierto, en la historia que nos presenta este video….¿Serías emocional o racional? Eso sí, aviso que el “cerebro reptiliano” tiene mucho que ver…..jejeje

Salu2

Juan Marín Pozo

Juan Marin Pozo: Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

3 Comments

  • David Vidal

    15 Octubre, 2013

    Hola Juan!!!
    Aunque parezca increible!!! no todo lo que vemos con nuestros propios ojos es real!!!! muy currado este video!!!
    Me viene como anillo al dedo este Blog!!!

    Un abrazo!!!

  • Jordi

    4 Enero, 2014

    Hola Juan,
    Me temo que la frase de “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras” la deberías haber dejado como está. La coletilla que has añadido de que dan pistas, no pega para nada en el trasfondo de esa afirmación.
    Saludos.

    • juanmarinpozo

      4 Enero, 2014

      Hola Jordi.
      Te agradezco muchísimo tu comentario. Quien calla otorga y parece que yo siempre tenga razón, y no pretendo eso, ni mucho menos.
      En el caso que me comentas, no obstante, discrepo contigo, aunque quizás estamos hablando de casos diferentes.
      Si no pierdo de vista la diversificación y el largo plazo, las dos primeras “reglas del tonto” a las que hago continuas referencias llego a la siguiente conclusión:
      No he encontrado un fondo (por poner un ejemplo de producto) que esté diversificado a nivel global, que tenga un histórico en el largo plazo, que de golpe cambie su rentabilidad en un plazo similar a partir de aquel momento.
      Así que si un fondo de esas características ha tenido dos años malos en los últimos 10 años y la media ha sido de un 8% de rentabilidad (por poner un ejemplo) no he encontrado ninguno que en los próximos 10 años haya tenido 8 años malos y con una rentabilidad media de un -5%.
      Eso sí, si alguien mira la rentabilidad que dio un producto el año pasado, que no espere que eso sea una pista de lo que ocurrirá el año que viene.
      Si ese fuese el contexto en el que ves tu comentario….TOTALMENTE DE ACUERDO.
      Si no es así, sigo con mi coletilla…..jejeje
      No obstante, siendo este un blog donde intento dar más información que opinión, si tienes algún caso como el que comentaba antes, házmelo saber (aunque si no encuentras más será la excepción que confirma la regla, claro)
      No dudes en seguir visitándome en mi blog, Jordi, y gracias por tus futuros comentarios.

      Salu2