La mala suerte no existe

La semana pasada recogí del “taller mecánico” un portátil que hace apenas un año compré y que, tras un “Poltergeist” que no acierto a comprender, me hizo perder las fotos de mis últimas vacaciones. La ley de Murphy existe y perdí las fotos antes de llegar a casa y poder sincronizar con la nube.
Bien, pues el jueves me entregaron el ordenador, arreglado, y el lunes la compañía Ryanair se lo cargó con esa sutileza con la que tratan los equipajes.

Hola a tod@s.
En un día tan señalado como un martes y trece…tenéis que estar de acuerdo conmigo: La mala suerte no existe… ¡¡¡ Porque te viene a buscar ella sola !!!

No pasa nada, mientras me peleo con la única compañía que tiene vuelo Girona-Palma para que me paguen lo que han roto, ya me he comprado otro portátil, éste desde el que escribo. Y añado que, haciendo caso a este post que escribí hace años, me estoy enfocando en la solución, que es ganar al menos 500€ extras, que es lo que me ha costado la nueva máquina.

Ahora vamos al otro lado de la cuestión, que es que la buena suerte sí que existe, y creedme que de eso también entiendo. ¿O no os ha pasado que cuando entráis en una “espiral de cosas buenas” parece que la buena suerte esté continuamente de tu lado?

Os animo a leer, o a volver a leer, este libro que en su momento ya he recomendado. De hecho, “La Buena Suerte” de Àlex Rovira está entre mis 5 libros recomendados.
“La Buena Suerte” es el libro que, a modo de fábula, te hará entender que la buena suerte vendrá a visitarte en cuando hayas preparado el terreno para que suceda lo que esperas que suceda. Eso sí, ya te advierto que cuando el éxito llegue, alguno de tus conocidos te dirán aquello de “tú sí que has tenido suerte…”

Y ahora el tema central del post, que es…

Cuál es el negocio de las aseguradoras

Lo voy a poner en letra grande y enmarcado para el que no lo tenga claro.

El negocio de las aseguradoras está basado en las estadísticas.

"Cuando una aseguradora te concede un seguro es porque tiene la certeza estadística de que no lo vas a necesitar, por supuesto.
Quizás alguien se ofenda con esta afirmación, pero tiene toda la lógica del mundo. La base de cualquier seguro está en la diversificación del riesgo, pues lo lógico es que no todos los asegurados tengan un accidente, que no todos los asegurados sufran un percance en su hogar, que no todos los asegurados queden inválidos...
Supongo que entendéis que es del todo lógico. Cualquier aseguradora va a poder pagar la indemnización al cliente que ha sufrido un "siniestro" (argot del sector) porque el resto de clientes siguen con sus vidas, ajenos a la mala suerte del primero.
Así, la aseguradora tiene una enorme base de datos que le dan unas macabras estadísticas, así que si tú eres un varón de 40 años, que no fumas ni bebes habitualmente, que no practicas deportes de riesgo y que no tienes antecedentes familiares de enfermedades graves o hereditarias en tu familia...te concederán el seguro de vida sin dudarlo.

Así que créeme, la mala suerte no existe sino que viene a buscarte. Eso sí, si eres de los que la buscan con ansia e imprudencia…¡¡te va a dar en toda la cara!!

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín Pozo
About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments