¿Qué es la banca ética?

“Su sonrisa, nuestra satisfacción”. “Para quien solo le gusta ganar”. “¿Hasta dónde quieres llegar?”. “El banco local del mundo”. “Tu dinero está seguro”. “Queremos ser tu banco”. “Cuidamos de tus intereses”. “En confianza”. “De amigo a amigo”. “Mejorar es saber a dónde vamos, sin olvidar de dónde venimos”
¿Os suenan? Pues sí, son slogans de bancos que hemos podido ver en algún momento y que al final se ha demostrado que no son más que eso, slogans, porque a la hora de la verdad no son más que empresas que trabajan para ganar dinero (y son expertos en ello).

Hola a tod@s.
Hace unas semanas, uno de los lectores del blog hizo una pregunta a través de la página de fans de mi primer libro “Finanzas para un tonto”. Os animo a preguntar cualquier cuestión que creáis os pueda ayudar en vuestras finanzas personales; y agradeciendo con el presente a Paul Cano por preguntar, hoy os escribo sobre la llamada “Banca Ética”, un nuevo concepto de banca comercial que ha surgido en zonas tan distintas como Europa, Japón o Canadá y cuya rentabilidad se mide más por los términos de utilidad social que (al menos esa es la idea) por los intereses financieros de dichas entidades.

Antes que nada, y como suelo hacer cuando escribo de algún tema que no domino expresamente, os dejo aquí la definición más acertada que he podido encontrar (y en la segunda parte del post os digo cual es mi opinión de todo esto)

Se denomina Banca Ética a todas aquellas entidades que ofrecen productos financieros cuyo objetivo es crear una utilidad de carácter social para el entorno que le rodea, yendo más allá de la búsqueda del beneficio económico. Este objetivo social hace referencia a la rentabilidad social del capital invertido y a la responsabilidad social del inversor.
Fuente: www.expansion.com

Los ciudadanos se preocupan cada vez más por vivir en un planeta mejor y eso está presente en algo que utilizamos diariamente: el dinero. Es por eso que cada vez son más personas las que utilizan los servicios o compran los productos de estas entidades. El mensaje que la banca ética quiere transmitir es que nuestros ahorros pueden servir no solo a nuestro bolsillo, sino también a nuestros ideales, pues invierten en empresas que respetan el medio ambiente (por ejemplo) o dejan de invertir en empresas de dudosa moralidad, como podría ser en fabricantes de armamento.

Historia de la banca ética

La finanza ética moderna tiene su origen en Estados Unidos en los años veinte. La Iglesia metodista, que hasta entonces veía la Bolsa como una oscura casa de apuestas, decidió comenzar a invertir en ella, pero quiso asegurarse de no hacerlo en empresas alcoholeras o implicadas en juego ilegal. Sin embargo, el auge de la inversión socialmente responsable no llegó hasta los años setenta. En plena guerra de Vietnam, grupos de ciudadanos decidieron boicotear a la empresa fabricante del gas nápalm que, fumigado en la jungla vietnamita, causó graves deformaciones en las poblaciones afectadas. A partir de entonces, iglesias, fundaciones y universidades comenzaron a preguntarse sobre el destino de sus ahorros.

Los operadores de la finanza ética son de naturaleza muy variada: algunos funcionan como otro banco cualquiera, con sus sucursales, sus cajeros automáticos y sus talonarios de cheques y otros se asemejan más a mutuales o cooperativas de crédito.

Fuente: http://www.elciudadano.cl/

Y para acabar, mi opinión sobre la banca ética:
Para mí, cualquier banco es sencillamente un proveedor, y lo utilizo según mis pretensiones, en unos tener un dinero disponible como “Fondo de emergencia” y en otros rentabilizar al máximo mi capital invirtiendo a largo plazo, por ejemplo. Así que lo que intento decir es que antes de preocuparme de que mi dinero se invierta en cosas éticas (y que gane la rentabilidad otra empresa) prefiero ganarlo yo.

Añado algo: Cuando para invertir correctamente la primera regla es la diversificación es básicamente imposible que la inversión escape a nuestro control (en cuanto a dónde se invierta) pues si una millonésima parte de nuestro dinero se invierte en una empresa que extrae carbón de sus minas, este carbón se utilice para fabricar acero que puede formar parte de una pieza de un arma, que aunque sea un ejemplo un tanto rebuscado define perfectamente cómo afecta la diversificación a la parte moral.

¿Mi opinión de este tema de la ética? Que prefiero ganar yo la rentabilidad y después donar parte de los beneficios a una Fundación (en mi caso "Huellas de Solidaridad" a la cual doné 300€ hace 15 días, por ejemplo, y a la cual aporto mensualmente una cantidad fija)

¿Qué quiero decir con todo esto? Que un banco que invierte nuestro dinero en activos “limpios” pero me ofrece la misma rentabilidad que otro cualquiera está haciendo lo mismo que los otros, de forma que mi conciencia está limpia pero mi bolsillo vacío.
La verdadera banca ética debería ser la que enseñase a manejar nuestro dinero de forma que la mayor parte de los beneficios acabase en nuestros bolsillos. ¿Problema? Que ningún banco se creó para que sus clientes obtengan las ganancias.
En este audio explico qué hace el banco con tu dinero y no hablo de ética o moral, de forma que confirmo lo que decía más arriba. Puedes escucharlo, descargarlo y suscribirte a mi canal de audios para estar al tanto de nuevas grabaciones:

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín Pozo

Juan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com y de la web de contenidos www.psicoterapiafinanciera.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es también autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias sobre finanzas personales.
Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si estás en el camino de ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Juan Marin Pozo: Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

2 Comments

  • Sylvester

    19 enero, 2015

    Llevo leyendoos desde hace mucho tiempo y me he quedado enganchado y ahora os miro muchas veces al día. Sois cojonudos

    • juanmarinpozo

      19 enero, 2015

      Gracias por tu comentario Sylvester !!! Espero poder continuar escribiendo información que te interese.
      No dudes en recomendar a tus contactos que se suscriban al blog.
      Salu2