Uso de las tarjetas de crédito

Hace tiempo que no hablo sobre las tarjetas de crédito, pero ayer llegó por correo la nueva y flamante tarjeta (de débito….jejeje) de mi mujer, y decidí volver a escribir sobre esta “herramienta”. Sí, voy a hablar sobre las tarjetas de crédito, porque sé que muchos todavía están pagando los excesos de las fiestas de Navidad y las tarjetas de crédito están echando humo debido a los pagos fraccionados.

Hola a tod@s.
Nuestros abuelos tenían una forma de tratar las finanzas. Nuestros padres tenían otra forma de hacerlo. Y no nosotros, nosotros tendremos que entender el manejo del dinero de una forma totalmente distinta a las anteriores generaciones.
El problema es que a veces es más fácil aprender lo malo que lo bueno, y en el manejo de las deudas nos hemos pasado de frenada…

Mis padres (igual que los tuyos, lo sé) me educaron siempre bajo la regla de no tener deudas. Es por eso que los “pobres” intentamos por todos los medios liquidar nuestra hipoteca, amortizando anticipadamente según nuestras posibilidades de ahorro; pensando además en la parte fiscal, eso que nos llama tanto la atención, que hacienda nos devuelva dinero en la declaración de la renta.
Ah, aclaro que lo de pobres no se refiere a tener poco dinero sino tener pocos conocimientos en finanzas (que es peor)

¿Es malo liquidar las deudas? No, pero hay que tener en cuenta dos cosas:

  1. Que hay deuda buena y deuda mala, como explicaba en este post.
  2. Que hay deudas que no parecen deudas.

Me explico:
¿Nos pensamos que tener una deuda es únicamente pedir dinero al banco? No paramos a pensar que el uso de las tarjetas de crédito sin conocimiento de su funcionamiento trae también cargarse de deudas (malas, en este caso)

Las tarjetas de crédito son un instrumento financiero como otro cualquiera, y no es ni bueno ni malo, sino que nos puede dar servicio o acarrearte grandes problemas si no sabes utilizarlas. En mi caso, tengo únicamente una tarjeta de crédito que utilizo cuando viajo al extranjero (las de débito pueden darte algún “susto”) mientras que para mis pagos corrientes utilizo siempre la de débito, ese tipo que solamente puedes pagar si hay saldo en la cuenta.
Tengo un producto que podría tratarse como tarjeta de crédito, que es el “Via T”, el pago automático de paso por autopistas, que se me cobra al siguiente mes por todos los trayectos que hago por vías de pago. Debo admitir que al principio me chocaba ver ese cobro en mi cuenta, pues hace mucho que no pago nada a crédito. Al final, la comodidad de no parar en los peajes superó lo poco que me gustan las tarjetas de crédito, y como hay dinero para cobrar los recibos, no hay problema por fraccionamiento ni pagos elevados.
Un apunte: No tengo más tarjetas que la de crédito y la de débito, y las tengo con un banco que no me cobra por ellas.

Intereses de las tarjetas de crédito

¿Sabías que las tarjetas de crédito cobran unos intereses normalmente por encima del 20%?
Cuando se usan las tarjetas de crédito nos pensamos que el banco nos presta el dinero y que se lo devolveremos gratis. Eso es así, pero no siempre.
Si usas la tarjeta de crédito para pagar algo y tienes saldo en la cuenta el día 1 del siguiente mes, no hay problema; el banco nos ha “adelantado” el dinero durante unos días.
Pero si no tenemos saldo en la cuenta para que el banco “recupere” el dinero que te ha adelantado días antes, éste aplicará un tipo de interés que roza la usura, sencillamente.

Algunas curiosidades sobre las tarjetas de crédito:

  • Las tarjetas utilizan el “interés compuesto”, pero en tu contra.
  • Algunas tarjetas llevan incorporado, por defecto, el llamado “pago aplazado” (Y ahí empiezan tus problemas)
  • Los intereses suelen estar reflejados en meses, así que hay que aplicar la TAE (lee sobre ella en este post) para saber lo que realmente estamos pagando.
  • La media (sin TAE ni historias) de cobro de intereses en España es de un 23%.

Lo malo de no saber con exactitud cuánto dinero debes es que tal vez tienes un problema… y aún no eres consciente. Es por eso que sería interesante que llamases al banco que te vendió la tarjeta de crédito y que te expliquen cuánto debes, cuándo acabas de pagar la deuda, y cómo lo puedes hacer para liquidarla antes de tiempo.
Por si acaso, sobre liquidación de deudas, puedes leer este post de hace algún tiempo.

Uso de las tarjetas de crédito

  • Utiliza, siempre que puedas, la tarjeta de débito y no la de crédito.
  • Si utilizas la tarjeta de crédito, verifica que no lleve “de fábrica” el pago fraccionado.
  • Procura que siempre haya saldo en la cuenta a primeros de mes, para que te cobren lo gastado el mes anterior.
  • Si has fraccionado el pago, empieza a “mover el culo” para quitarte esa deuda lo antes posible, o morirás financieramente hablando.

Aquí os dejo un vídeo donde explican muy bien esto de las tarjetas…
Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Juan Marin Pozo: Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments