Mecánico, médico y asesor financiero deberían ser lo mismo

Hace unos días el cambio automático de mi coche empezó a fallar. Nos pasó algunas veces en varios días, pero se solucionaba (normalmente) apagando el coche y volviendo a encenderlo (vamos, el “reset” de toda la vida)
Llamé al taller y me dieron hora para al cabo de unos días.
¿Y qué tiene esto que ver con las finanzas personales? Pues que en la visita al taller ocurrió algo que os quiero contar hoy.

Hola a tod@s.
Antes de explicaros qué paso en el taller, os quiero relatar una anécdota acerca de mi coche:
Según Medardo, un amigo apasionado por el mundo del motor, lo que yo conduzco es un vehículo; un coche se le empieza a llamar a todo aquel que tiene un precio por encima de los 150.000€….jejeje

Continúo:
Al llegar al taller a la hora pactada vino a recibirme una persona que salió de las oficinas. Empezó a preguntarme (mientras colocaba una funda en el asiento, un papel sobre la alfombrilla y envolvía “para regalo” el volante) qué le pasaba exactamente al “vehículo”.
Le expliqué en rasgos generales cual era el problema, con el lógico recelo, por no tener pinta de mecánico.
A la que vio de qué se trataba, me dijo:
Perfecto, enseguida viene alguien de la sección de mecánica.

¡Qué bueno! Esta persona no era más que el “filtro” para decidir qué sección era la que podría dar solución a mi problema.

"Cuándo vas al médico, éste te pregunta por los síntomas antes de recomendarte un tratamiento. Incluso, si ve que es algo más específico, suele dirigirte al especialista, que sabrá concretar mejor la solución.
¿Te imaginas que el médico te recomendase la pastilla naranja nada más verte entrar por la puerta? No sería muy lógico...y por suerte no sucede."

Al poco se acercó un mecánico, con su mono de trabajo y todo….jeje
Me preguntó de nuevo por los “síntomas” y le conté con todo detalle, le enseñé fotos que hice a la pantalla del coche cuando me avisaba del fallo del cambio, recordé contarle que en alguna ocasión el error en cuestión había coincidido con un aviso de fallo en los frenos ABS y del ESP…..y luego me atreví incluso a practicar el deporte nacional.

Se me ocurrió decirle al mecánico que había mirado por internet y que yo creía que no era un fallo mecánico, que debía ser algo del ordenador de a bordo. Incluso a mí, maniático de la información, se me ocurrió mirar en un foro…
Al final, resultó ser una pequeña pieza del pedal del freno que afectaba a todo lo demás. Cambiada y en un rato el coche arreglado. Fin de la historia.

Comercial de banca

Entonces…¿No debería, el señor del banco, preguntarnos sobre los “síntomas” antes de recomendarnos el producto? ¿No será que está haciendo de “farmacéutico” en lugar de hacer de “médico”?
Bien, no te enfades, su trabajo no es que compres el producto adecuado a tus circunstancias, sino el que más beneficio puede generar a su empresa.
*Sugerencia: Busca un asesor, sea en banca o aseguradora, que sea imparcial, que no dependa de un solo proveedor.
Te recomiendo echar un vistazo a esta web (casualmente, de la empresa con la que colaboro en su expansión hace casi 10 años)
*Cualquier persona de la empresa está preparada para ayudarte a planificar tu futuro financiero.
Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín Pozo

Juan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com y de la web de contenidos www.psicoterapiafinanciera.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es también autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias sobre finanzas personales.
Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si estás en el camino de ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Juan Marin Pozo: Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

1 Comment