Compra por impulso o por coherencia

¿Qué es lo que pasa por tu cabeza a la hora de comprar algo?
Hay estudios que demuestran como nos “convencemos” a nosotros mismos cuando llega el momento de decidir si compramos o no algo, y lo mismo sucede cuando hemos de contratar algún servicio.

Hola a tod@s, pero en especial a ti…porque para ti escribí hoy este post.
Iré directo al grano; saber si debo o no comprar algo forma parte de la Cultura Financiera. ¿Te haces alguna de estas preguntas antes de comprar?

  • ¿Lo necesito, o lo quiero?
  • ¿Realmente puedo pagarlo?
  • ¿Tengo que comprarlo ahora?

Bien, pues si no te haces estas preguntas es posible que compres compulsivamente, y que sean cosas que no puedes pagar o que realmente no necesitas.
Hacerte estas preguntas en el momento justo te ayudará a ahorrar en tu día a día, y dispondrás de un dinero que podrás dedicar entonces a cosas realmente prácticas o necesarias.

¿Pero de qué quiero hablar realmente? De las preguntas adecuadas a la hora de comprar algo verdaderamente importante.
En mi trabajo del día a día me encuentro (u oigo hablar) de muchas personas que posponen su decisión de compra más allá de toda lógica. No son personas desconfiadas o indecisas, no. Son personas que no se han planteado nunca que la importancia de la decisión a la hora de contratar un producto financiero debe ser proporcional a la importancia que dicho producto financiero tiene para el futuro de esa persona.
Deberíamos hacernos más preguntas para contratar algo que nos puede dar solución a algo más “grande”.

¿A qué me refiero con esto? Intentaré explicarme.
Como bien sabes, si has leído mi primer libro Finanzas para un tonto, soy un acérrimo defensor de la información frente a la opinión, y eso es lo que veo en muchos tipos de compra:

Una persona sabe que llega el invierno, y con él llegará el frío (eso es ver la necesidad en la estadística)
A partir de ahí, busca en el mercado qué establecimientos son adecuados para dar solución a ese problema.
Seguidamente, entra en uno y busca el producto que por talla se adapta a sus necesidades. Mira si cumple con la "tendencia" de la temporada, elige color, complementos, si son necesarios, y, si el precio es adecuado, lo adquiere.

Así, si el año que viene (por ir a la moda) repite el proceso, ha utilizado mucha información en dar solución a un problema que solo va a durar un año, puesto que al año que viene deberá resolver nuevamente el problema, con una nueva compra.

Bien, pues resulta que para la compra de un “pasivo” hacemos caso de la estadística, las tendencias y las características del producto, pero para dar solución mediante un “activo” a un problema mucho más grande (no he dicho grave) no hago lo mismo con la misma rapidez. Lo que intento decir es que cuando veo que ya no puedo hacer (o hacerme) más preguntas, ha llegado el momento de tomar una decisión.

Intento ponerme en la piel de algunas de personas:

"Tengo 42 años, y responsabilidades a mi cargo tales como hijos o hipotecas.
Sé que cuando llegue la época de jubilarme debería tener dinero ahorrado, porque no voy a cobrar una jubilación digna (basado en las estadísticas)
Sé que mientras tanto, debo cubrir adecuadamente a mi familia.
Me han dado datos concretos sobre las características de los productos que a día de hoy tengo contratados, y veo que no son adecuados a mis circunstancias, con lo cual debo cambiarlos (igual que no puedo ir con una camisa cuyas mangas cuelgan un palmo más allá de mis manos.
Me han demostrado mediante datos contrastados que hay alternativas adecuadas a mis circunstancias, y me las han ofrecido, por un precio adaptado a mis posibilidades.

Si el “invierno” de la jubilación está cada vez más cerca y mientras me lo pienso el tiempo pasa y deberé ahorrar más cada día…si la mala suerte está a mi alrededor y estadísticamente podría ocurrirme algo mientras pienso si cubro o no a mi familia (mientras mi banco sí está cubierto…)
¿A qué estoy esperando? Sé que tengo la necesidad y me han ofrecido lo adecuado.

Si compro una prenda de ropa muchas veces impulsivamente…¿Por qué no compro lo que puede salvarme la vida financieramente hablando si tengo todos los datos para hacerlo?

En estas fechas (aquí puedes ver un post pasado) los bancos llaman a sus clientes para recordarles que si aportan al plan de pensiones desgravarán en la próxima declaración de renta.
Muchos de los clientes “compran” por impulso, y hacen nuevas aportaciones. Mientras, los que antes se han documentado, buscan el producto adecuado a sus necesidades y se olvidan de las “modas” en los productos bancarios.

Personalmente, no dejo nunca que ninguna persona con la que hablo se deje llevar por el deseo de compra compulsiva, pero de la misma manera no entiendo que alguien que ha hablado con su asesor de confianza, trabaje en un banco, aseguradora, bufete de abogados o el cualquier lugar que le merezca credibilidad, no tome una decisión en cuanto tiene toda la información.

¡Cuántas veces he dicho a alguien…¡Si no lo compras a través de mi empresa da igual, pero busca lo que necesitas donde creas oportuno y no pierdas el tiempo pensando. Si ya tienes todos los datos. ¡Compralo!

¿Y tú? ¿Has comprado ya tu abrigo? Tu “invierno” se acerca y no debes esperar a que el gobierno te dé lo que necesitas.

Y para que no parezca que te estoy metiendo bronca (yo ya tengo mi plan financiero en marcha) mejor nos reímos un poco de la situación, que más vale tomarse esto con humor…

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

3 Comments

  • Martin

    7 noviembre, 2012

    Hay muchas personas que son capaces de comprar cualquier cosas , en muchos casos que no necesitas, pero cuando les hablas de su futuro financiero te dicen que se lo tienen que pensar, cuando es un tema fundamental.
    Iniciar un plan financiero no es muy costoso en múltiples ocasiones la cantidad que se dedicar al ahorro es mas pequeña que la dedicada a compras que no necesitamos, solo tienes que poner un poco de sentido común y sobre todo compromiso contigo mismo.
    Un saludo