Invertir en créditos

El pasado 17 de Junio asistí a la presentación de la empresa Arboribus, en Girona (tenéis que venir a ver “mi” preciosa ciudad)
Sí, al recibir la invitación pensé que era una empresa relacionada con la ecología o algo parecido, pero al leer con atención el mensaje, enseguida sentí curiosidad por lo que esta empresa ofrecía.

Hola a tod@s, pero en especial a ti…porque para ti escribí hoy este post.
Arboribus es el espacio donde los inversores pueden prestar dinero a empresas solventes previamente analizadas.
Escoge las empresas, el importe y el tipo de interés al que quieres prestar. En una subasta transparente se agrupan las mejores ofertas y, si la empresa acepta el préstamo, lo devuelve en cuotas mensuales.

"Arboribus es una plataforma online que pone en contacto a pequeñas y medianas empresas, que han demostrado ser solventes durante años, con personas individuales que quieren invertir directamente en "la economía productiva". Estas empresas tienen así una alternativa a la financiación bancaria tradicional.
Lo que hace Arboribus es eliminar el coste y la complejidad del mundo bancario y lograr buenas condiciones para las empresas y los inversores. Consiguen, entonces, que entre todos favorezcan el crecimiento de muchas empresas que son la base de nuestra economía."

Personalmente, me gustaron varias cosas:

  • Que son una empresa regulada (y vigilada, por ser algo novedoso) por el Banco de España y la CNMV.
  • Que sus filtros de solvencia son todavía más estrictos que los de los bancos, pues no hay productos vinculados con los que obtener más rentabilidad con cada operación.
  • Que reconocen que hay un riesgo de impago, aunque a día de hoy tengan apenas siete “circunstancias” entre miles de préstamos concedidos.
  • Que recomiendan a los inversores diluir el riesgo invirtiendo la cantidad elegida entre tantos préstamos como puedan controlar en su “back-office” de control de actividad.
  • Que dicho “back-office” es de lo más completo, incluyendo estados de cuentas y un montón de datos más de las empresas en las que decidamos invertir.
  • Que no hay “letra pequeña”. Que la empresa deja claro que ellos ganan un 1% de cada operación, y que la rentabilidad que obtendremos en la operación es algo más de lo que calculan añadiendo un riesgo de impago.
  • Que el ponente enseñó sus propias inversiones, utilizando la plataforma, y que fue muy transparente, no solo en sus explicaciones sino también en su lenguaje corporal. Me transmitió confianza.

Ah, la rentabilidad que se puede obtener es aproximada a la que obtendríamos invirtiendo en renta fija, pero recibiendo una rentabilidad fija, sin estar expuesto a las subidas o bajadas que sufra la renta fija (no, la renta fija no es fija, ni mucho menos)
A esto se le llama descorrelación, y en este caso es algo muy positivo para este tipo de operaciones.

Cómo funciona Arboribus

Arboribus 03Una persona puede prestar dinero a una gran cantidad de empresas solventes. Invirtiendo desde 20 hasta 2.000 euros por empresa puede reducir fácilmente su exposición al riesgo

Arboribus 02Una empresa recibe un préstamo de una gran cantidad de personas, aceptando las ofertas con tasas de interés más bajas

Arboribus 01Los inversores reciben los rendimientos, mes a mes, según los tiempos en que van retornando los préstamos las empresas, y éstas obtienen buenas opciones de financiación.

Mi opinión sobre Arboribus

Arboribus naranjaPor supuesto, no se puede garantizar nada, pero es probable, en un porcentaje altísimo, que no solo recuperemos nuestra inversión sino que además obtengamos una buena rentabilidad. Según sus explicaciones, en breve todos los préstamos se concederán al 7,50% de interés, así que descontando la comisión que se queda Arboribus, nos ganar un 6,50%, aunque puede ser menos debido al riesgo de impago de algunos de los préstamos que el inversor haya elegido (me gustó porque siempre presentaron los rendimientos a la baja, calculando esa posible morosidad)

Arboribus 00Así que dejando claro que es todo legal y así evitamos las típicas preguntas de tonto inculto, me parece que su producto es muy bueno, aunque como todos los productos de inversión, son adecuados para casos concretos.
Dado que los préstamos se conceden a un máximo de tres años, el primer caso que a mí se me ocurre es el siguiente:
– Nosotros queremos comprar algún bien de consumo y conseguimos un préstamo a tres años, a un interés del 3,50% aproximadamente (los hay, yo tengo uno)
– Tenemos el dinero para comprar ese mismo bien.
– Pedimos el préstamo a la entidad que nos cobrará ese 3,50% aprox.
– Invertimos en la plataforma Arboribus la cantidad de dinero que teníamos destinada para comprar el producto o servicio en cuestión.

Con esta operación tendríamos a nuestro favor el “suma-resta” al que me refería en mi primer libro “Finanzas para un tonto”, de forma que pagaremos un 3,5% por pedir el dinero y obtendremos entre un 4% y un 6% por prestar el dinero.

Supongo que habrá más casos a los que se puede aplicar este tipo de operaciones (te animo a compartirlas en el apartado “comentarios”, al final del post) pero a mí personalmente me irá bien para algunas cosas que tengo pensadas….jejeje
Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments