Una operación sin bonoficios

Imagina que tienes una empresa y necesitas dinero para pagar a tus empleados, a los proveedores y demás gastos corrientes. Bueno, siempre puedes emitir un bono de empresa para que las personas que quieran puedan comprarlo y ganar una rentabilidad extra por tu dinero, confiando en que tu empresa funcionará tan bien que podrá devolver el dinero invertido en ella.

Hola a tod@s.
¿Hasta aquí todo normal, no? Bien, pues hay países (cuyo funcionamiento básico debería ser similar al de una empresa) que hacen lo mismo. Es práctica habitual, pues es una forma de financiarse, que los países emitan deuda pública para captar dinero y así poder hacer frente a sus pagos habituales.

¿Dónde está lo extraño? En que un país compre un solo euro de su propia deuda (aunque creedme que también es práctica habitual) puesto que no se entiende que si necesitas dinero ofrezcas algo que tú mismo compras.

En el ejemplo de este post es que si un país debe pagar sus pensiones y le hace falta dinero lo toma de lo que aquí llamamos la “hucha de las pensiones” que es una “bolsa” donde se va metiendo dinero para poder hacer frente a los pagos regulares de los jubilados. Bueno, la prudencia aconseja ser conservador en la inversión de esa bolsa (más abajo explico lo que hacen otros países), porque es un dinero que hace frente a una necesidad social muy importante; pero si lo que hago es invertirlo en deuda que yo mismo emito quiere decir que garantizo el pago de las pensiones siempre y cuando yo sea capaz de conseguir dinero por otro lado para abonar la rentabilidad de los bonos que yo mismo he comprado.

Espera; voy a buscar en google el término “bucle infinito”, a ver si sale una foto de esta locura.

¿Es posible que un país invierta el 97% de la hucha de las pensiones en sus propios bonos del estado? Twittea esto pinchando aquí.

Me parece que no es más que un problema de ingresos y gastos, pero desde luego la solución no es lo que están haciendo. Dejar que el gobierno venda sus bonos a la hucha de las pensiones es como poner el lobo a cuidar de las ovejas.

Antes de enseñaros que hay otra manera de hacer las cosas, os copio el enlace de la noticia que me ha inspirado para este post: http://cincodias.com/cincodias/2013/04/04/economia/1365075955_538236.html

¿Otra manera de hacer las cosas? Podemos ver el ejemplo del Fondo Soberano de Noruega (del cual se pagan parte de las pensiones en aquel país), que no tiene el 97% invertido en bonos del país escandinavo.
Solo os digo que ese fondo invierte una gran parte de su dinero en renta variable (¿pero eso no tenía riesgo?) diversificando entre más de 7.000 empresas y comprando más precisamente cuando los mercados están bajos, como ahora.

¿Curiosidad? Os invito a leer el artículo para ver que un fondo tan espectacular como este, que gestiona 238.035 millones de euros utiliza las tres reglas del tonto al invertir. Me hace feliz entonces ver que yo recomiendo lo mismo a cualquier persona que me llama para planificar su jubilación.

¿Bonos o acciones? Si piensas en algo para el largo plazo, lo tengo claro.

Salu2

Juan Marín Pozo

 Juan Marin Pozo: Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

2 Comments

  • René

    9 Abril, 2013

    Muchas gracias Juan , por cada píldora de conocimiento financiero que nos administras semanalmente. Un saludo.

  • Martin Plaza

    11 Abril, 2013

    Invertir en renta variable a largo plazo nos dará la posibilidad de tener una planificación financiera adecuada para nuestra situación financiera presente y futura
    Un saludo