Promediación o coste de oportunidad

Me has oído hablar mil veces de “Las tres reglas del tonto”, y de cómo defiendo la utilización de las mismas. Pero hoy quiero hacerte una aclaración de la tercera de ellas, la promediación. Es muy buena, pero no perdamos el norte y queramos utilizarla siempre al 100×100.

Hola a tod@s, pero en especial a ti, porque para ti escribí el post de hoy.
La promediación se refiere a no intentar acertar el momento de invertir sino a hacer una aportación sistemática cada cierto tiempo, sea día, semana o mes. Cito el texto extraído de los 10 consejos de inversión de la web informativa del Banco de España y CNMV:

En cuanto a la disciplina, se recomienda hacer aportaciones periódicas y regulares, aunque sean de pequeña cantidad, en vez de esperar lo que pueden parecer momentos oportunos para invertir cantidades más grandes. Esta táctica reduce riesgos y permite comprar más cuando los precios son bajos, y menos cuando los precios suben. A lo largo, resulta más rentable porque no se pierden los mejores momentos de los mercados, y se aprovecha mejor el poder de los intereses compuestos.

Hoy voy a hablar del “Coste de oportunidad”, pero no confundir con el coste de la oportunidad que supone necesitar algo:

El mes pasado disfruté de unas vacaciones en familia. Estuvimos en la Riviera Maya, y no habíamos estado nunca (Y no es un destino al que vayas cada día…)
Así que “sufrimos” otro coste de oportunidad.

¿Cuánto pagarías por visitar las pirámides mayas? Los vendedores de estas excursiones saben que tienes ganas de ir; saben que quizás sea la única vez en tu vida que visitas esa zona; saben que otros viajeros te lo han vendido muy bien; y saben que tienes preparado dinero en tu cartera para estas cosas que irán surgiendo.

Así que pagamos el coste de la oportunidad, de la misma forma que pagarías más de 2€ por un paquete de patatas chips comprado por la noche en una gasolinera, mientras que en el supermercado te costaría cuatro veces menos.

También te puede interesar: Mini-Curso GRATUITO de finanzas personales

Explico otro ejemplo de coste de la oportunidad:

Un servicio diurno de taxi entre la discoteca de un famoso cámping de la Costa Brava (provincia de Girona) y el pueblo más cercano, puede costar una cierta cantidad de dinero; pero si lo necesitas a las 4 de la madrugada…. el precio cambia, créeme.

¿Cuánto pagarías por un vaso de agua en medio del desierto, si estuvieses tremendamente sediento? De ahí viene la frase “No creas que eres la última Coca-Cola del desierto”

Por eso los mejores negocios se obtienen con productos o servicios que resuelven grandes problemas (o crean la necesidad, aunque eso sea más difícil)

shadow-ornament

BIENESTAR EN TUS FINANZAS = BIENESTAR EN TU VIDA

Únete a mi “tribu” y conseguirás recursos gratuitos para mejorar tus finanzas personales y así tu vida también mejorará.
Y mi regalo de bienvenida: El eBook “10 Errores financieros que te mantendrán en la ruina” + el mini-curso de finanzas personales "Consigue tu libertad financiera, trabajando".

Estoy seguro de que todo esto te ayudará en el camino hacia tu libertad financiera.

shadow-ornament

Pero no es de este coste de la oportunidad del que te quiero hablar hoy, sino el de dejar de ganar dinero por hacer las cosas de determinada forma o en determinado momento

La promediación... no siempre

Ya hemos recordado a lo que se refiere la promediación o ponderación de precios en las inversiones, pero por si acaso, te dejo aquí dos artículos que lo explican con detalle:

La pérdida de oportunidad que hoy quiero que aprendas se entiende perfectamente con el siguiente ejemplo (exagerado, para que no quede duda)

Si tienes un millón de euros para invertir en renta variable (o en cualquier activo que fluctúe)... ¿Sería bueno entonces aportar 1.000€ al mes durante 1.000 meses?
Esa sería la promediación perfecta, para aprovecharse de las fluctuaciones que el mercado tendría sí o sí.

Pero vamos a hacer un simple cálculo: ¿Cuántos años son 1.000 meses? Más de 83 años.

¿Te das cuenta que los primeros 1.000€ aportados estarían trabajando para ti durante 83 años más que los últimos 1.000€ invertidos?

A pesar del consejo de la CNMV, no olvides el "coste de la oportunidad" que supone promediar con una cantidad grande de dinero y alargar durante tanto tiempo la inversión que resulte que la mayor parte del dinero haya estado demasiado tiempo sin trabajar para ti. 

Lo que quiero decirte es que si tienes cierto capital ya ahorrado (y pensado para el largo plazo) antes de invertir, utiliza ese dinero para que trabaje para ti ya desde el principio, y deja lo suficiente para que puedas hacer aportaciones sistemáticas que tengan cierta equivalencia con la cantidad invertida de inicio (no tendría sentido invertir un millón y promediar con cincuenta euros al mes)

¿Me explico? Promediación, que rima con moderación, o no caer en el coste de oportunidad.

Te dejo aquí un curioso vídeo de alguien que no deja pasar las oportunidades

Salu2

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es el creador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.

Es autor de la herramienta de finanzas personales "MoneyLand" (www.moneylandeljuego.com), con el que aprenderás a ahorrar, a acumular dinero, y a endeudarte responsablemente, entre otras cosas. Es autor del libro "Finanzas para un tonto" ("Finanzas para un tonto") y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre... ¡¡¡Este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

0 Comments