Deuda buena, deuda mala

Ahora que han acabado las fiestas de Navidad y estamos en plena época de rebajas ha llegado el momento de tomar conciencia de dónde estamos para seguir el plan trazado hacia nuestros objetivos. Y si tu objetivo es liquidar las deudas, como ya expliqué en este post pasado, lo único que te falta por aprender es que existen lo que llamamos “deuda buena” y “deuda mala”.

Hola a tod@s.
Estamos en un país donde parece que sea “tabú” hablar sobre el dinero, sobre todo del que tenemos, y eso es extrapolable a las deudas, así que aquí estoy yo para romper esa norma. No tiene nada de malo hablar sobre estas cosas, si bien sería bueno estar haciendo algo al respecto para resolver ciertas situaciones y no simplemente quejarse por ellas.

Hasta hace poco tenía la suerte de no tener deudas (de hecho las he liquidado en los últimos años después de arruinarme y mega-endeudarme en el 2008) pero desde hace dos meses vuelvo a ser un hombre endeudado….y estoy feliz. Tengo una deuda.
¿Por qué estoy contento? Porque esta deuda es al 0% de interés. Esto es deuda buena, la que seguramente jamás eliminaré antes de tiempo.

"Copio un texto del capítulo "Patrimonio o Matrimonio" de mi primer libro "Finanzas para un tonto": No hay que tener miedo a endeudarse. Vuelvo a decir que es un simple “suma-resta”. Si pagas un 3% de intereses en una compra, a tu dinero has de ganarle más de un 3% de rentabilidad. Por eso tener un pago aplazado en tarjetas de crédito te lo pone muy difícil. Si estás pagando un 20% de interés te obligas a sacarle una rentabilidad superior a tu dinero, y eso es difícil (que no imposible)"

¿Y si podemos financiar el viaje o la compra del coche sin intereses? Entonces no hay duda, busca un depósito a dos años, que por poco beneficio que te dé, siempre será positivo a tu favor respecto a 0€ en intereses. ¿Entendido? Ni es malo pagar algo al contado ni es malo un garantizado; tan solo, como digo siempre, adecuado o no a las circunstancias.

Pero volviendo a mis deudas os explico una curiosidad: Ya tengo la moto que necesito, no la que quiero, como bien me refería en este post sobre “Cómo usar la nómina”. y aunque por fin tengo la deuda que quería…….llevaba una sorpresa “adherida a la chepa”: Un seguro de vida (se han dado casos)
Olvidé pensar que en el contrato de financiación incluiría algún tipo de seguro de protección de pagos, como le llaman a estos productos, y el primer recibo me vino por un importe de 85,90€ en lugar de los 83,33€ del importe calculado en el préstamo.
No voy a reproducir la conversación con la chica del departamento de atención al cliente para no aburriros, pero sí os copio aquí la respuesta de ellos después de mi llamada:

Y para acabar, una pregunta, para ver si habéis aprendido algo:

Si tuviese que comprar un coche y consiguiese un préstamo al 3%…..¿Qué haríais con el dinero que teníais reservado para la compra del coche? Os invito a compartir la pregunta con vuestros contactos, para ver qué “nivel” tenemos…

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

3 Comments