Piensa antes de comprar

Cuando “el sistema del consumismo” nos pone cada vez más fácil gastar es el momento de pensar realmente con la cabeza y olvidarse de lo que queremos para centrarnos en lo que necesitamos.

Hace pocos días leí un artículo que hablaba sobre los conflictos cognitivos en las compras y fue el que me inspiró para escribir este post de hoy, aprovechando que dentro de poco nos empezarán a bombardear con las campañas de fin de año.

Hola a tod@s.
¿Conflictos cognoqué…?
Conflictos cognitivos he dicho; eso que te va a volver loco el cerebro cuando tienes que autoconvencerte de que lo que sabes a ciencia cierta no es bueno para ti es lo que en realidad quieres.
¿Te pongo un ejemplo? Tengo uno buenísimo…

Hace unos tres años, un amigo inventó junto a antiguos compañeros de universidad, una "TPV" (Terminal de Punto de Venta) con un reconocimiento de huellas dactilares integrado (Como detalle os digo que no pudieron patentarla porque realmente lo que hicieron fue acoplar sistemas que ya estaban patentados previamente por otras empresas)
El caso es que vinculando tus huellas dactilares a una tarjeta de crédito podías salir de casa sin tener que llevar dinero (o el teléfono, como moderno sistema de pago) de forma que la posibilidad de gasto subía muchísimo. El único precedente parecido para crear sus previsiones de crecimiento era cuando los casinos cambiaron el dinero por las fichas, de forma que la percepción de gasto disminuía drásticamente y los clientes gastaban una media de un 30% más.

Conflicto cognitivo al comprar

Angel o demonioMe imagino el caso: Estamos a final de mes y el “macho” se dispone a salir a la discoteca, pero sabe que no debes salir porque no tiene dinero en su cuenta. Piensa que solo por salir no va a gastar dinero, pero en la disco se encuentra a una amiga que le gusta y (ya sabes como somos los hombres) se marca la “vacilada”.
– ¿Qué quieres tomar? Te invito.
Si al detalle de invitarla a una copa añadimos el gesto de chulería que supone pasar los dedos por el reconocedor de huellas y con eso liquidar la venta…este sujeto está muerto en vida (financieramente hablando)

El caso es que mientras más sistema de “pago rápido” tenemos a nuestra disposición más fácil es que caigamos en la tentación de gastar más de la cuenta. Y si a eso añadimos que por lo general compramos por impulso… (puedes leer este post pasado al respecto)

Cada vez aparecen más sistemas de pago y el último en aparecer es el “Reloj inteligente” de Apple, que utiliza un sistema que incluso detecta que nos hemos quitado el reloj de forma que bloquea el sistema. Pero existen otros métodos de pago tales como dispositivos que se acoplan al smartphone y permiten insertar una tarjeta de crédito para el pago instantáneo, y algunos otros sistemas que te invito a investigar.

Como resumen, dicen que el que evita la tentación evita el peligro, pero con estas posibilidades de pago sin llevar dinero encima, subimos exponencialmente el riesgo a gastar más de lo necesario como suben las oportunidades de compra…
Ah, me parece que sería bueno tener en cuenta que el sistema del consumismo nos llevará a que dentro de poco (en algún lugar lo leí) usted estará con su mismo coche, con su mismo apartamento, con su mismo destino vacacional…

Salu2

Sobre el autor de este post:

Juan Marín PozoJuan Marín Pozo es pionero en España  en la utilización de la "Psicoterapia Financiera". Es socio fundador del blog www.juanmarinpozo.com, donde comparte técnicas, ideas y recursos en finanzas personales y economía doméstica.
Es autor del juego "MoneyLand", con el que aprenderás a ahorrar y acumular dinero (www.moneylandeljuego.com), autor del libro "Finanzas para un tonto" y ha impartido múltiples conferencias a nivel internacional sobre finanzas personales y emprendimiento.

Si quieres aprender a ahorrar, a invertir, a conocer nuevas fuentes de ingreso; en definitiva, si buscas el camino para ser financieramente libre...¡¡este es tu blog!!

Comparte este artículo

About The Author

juanmarinpozo

Nacido en Girona el año 1970, emprendedor y buen comunicador. Después de más de 15 años siendo un empresario tradicional, descubrió el mundo de las finanzas personales y comenzó una andadura de aprendizaje hablando con economistas, banqueros y escritores. Hoy, se considera a sí mismo un “Psicoterapeuta Financiero”, ya que evalúa las necesidades de las personas y después trabaja para generar un cambio en ellas. Su libro “Finanzas para un tonto”, da una cultura suficiente para tomar decisiones correctas con nuestro dinero. Ayuda a personas normales a salir de la crisis y a tener un futuro económico próspero.

2 Comments

  • TPV Maestro

    24 Octubre, 2014

    Unos consejos muy a tener en cuenta. Saludos Juan!